Fronteras de la novela negra

Como lector y escritor, Juan David Morgan (Panamá, 1942) ha seguido de cerca la evolución de la novela negra a nivel mundial, desde los libros de Agatha Christie y Ellery Queen, pasando por las obras de George Simenon.

“El concepto hoy, es mucho más amplio y va más allá de la novela policíaca. Se suele combinar con la historia, como en el caso de El nombre de la rosa, de Umberto Eco”, plantea Morgan, quien participa actualmente en la versión número 27 de la Semana Negra de Gijón, que ocurre del 4 al 13 de julio en esta ciudad española.

Esa misma amplitud le permite a esta clase de novelas “acudir más a la imaginación creando verdadera ficciones que, sin embargo, tienen sustento en los hechos delictivos que se reportan a diario en los medios”.

Morgan estudió y ejerce el Derecho. ¿Eso ayuda al momento de crear? “Ser abogado puede ser un lastre a la hora de escribir novelas. El abogado tiene una manera de razonar y de escribir demasiado precisa y lógica, características que perjudican el quehacer novelístico. En la novela negra se abordan temas que se le facilitan como es, por ejemplo, el desarrollo de una investigación penal o de un juicio”.

Es curioso, pero este género literario no estado tan presente en el istmo. “Es verdad que se publica muy poca novela negra entre nosotros. Se ha intentado, pero no es un género que se conozca. A nivel mundial está muy en boga y la Semana Negra de Gijón, cuyo ejemplo han seguido otras regiones de España, ha contribuido mucho a ello”.

Entre sus autores favoritos de este aparte de las letras que explora, como ninguna otra, la naturaleza violenta y siniestra del alma humana, destaca en España a Ignacio del Valle, y de América Latina resalta a Paco Ignacio Taibo (México) y Leonardo Padura (Cuba).

http://www.prensa.com/impreso/vivir/fronteras-novela-negra/354480