Juan David Morgan

El Veredicto

5/5
Teatro, co-autor Ernesto Endara, Imprenta Universal Books, Panamá, 2003

En la cintura de Panamá, solamente 80 kilómetros separan los dos océanos más grandes del mundo. El deseo de unirlos hizo que los Estados Unidos de Norteamérica firmara un tratado con nuestro país con el cual se aseguraban el control de una faja territorial, y del canal propiamente dicho, a perpetuidad. A cambio, reconocerían la independencia de Panamá apoyándola con la presencia de sus poderosos navíos. Las maniobras del sagaz personaje llamado Bunau-Varilla, reforzaron el convencimiento de Teddy Roosevelt de que la ruta por Panamá era la mejor. ¿Qué ganó Bunau-Varilla con sus desvelos? Con la firma del Tratado, se repartirían 40 millones entre los último socios de la Compañía del Canal francés y Bunau Varilla era uno de ellos. Esta obra pretende iniciar (o terminar) un debate -que ya dura un siglo- sobre la inocencia o culpabilidad del que fue nuestro primer embajador panameño ante los Estados Unidos. El veredicto queda en manos del lector.

Fragmento

ACTO I

ACUSADOR: (Se detiene en el centro del proscenio. Al público) Señoras y señores: desde el momento en que entraron en esta sala, se les considera miembros del Jurado que ha de dictar fallo en el juicio al ingeniero Jean Philippe Bunau-Varilla. Por supuesto, no tienen obligación de aceptar el cargo; bien pueden, si así lo desean, conformarse con ver pasar la Historia sin  intervenir en ella. Ustedes deciden. Yo soy el Acusador, y…… me limitaré a exponer los cargos, que pienso serán más que suficientes para conseguir de ustedes un veredicto de culpabilidad. El azar me colocó dentro de esta toga. Quiero que ustedes se pongan en mi lugar y acepten los argumentos que condenan a Bunau-Varilla. Los panameños debemos reconocer su culpabilidad para poder librarnos de ese vago sentimiento de vergüenza que nos amarga cuando repasamos las condiciones en que nació la República. Bunau-Varilla debe cargar con ese pecado original. (Tras breve pausa, condescendiente) Como en todo juicio, habrá dos versiones contrarias respecto a lo que se juzga. Yo no podría existir sin la parte contraria, esa otra voz que tratará de explicar lo inexplicable y a quien, a pesar de todo, tengo el gusto de presentar (con gesto ceremonioso): mi compatriota, mi adversario, mi amigo: el Defensor.

(El DEFENSOR entra por la derecha. Es un hombre joven, de maneras desenfadadas y tono coloquial. Lo ilumina una perseguidora. Igual que el ACUSADOR viste toga y lleva consigo un puñado de papeles. Se encuentran en medio del proscenio. (Se saludan estrechando manos)

DEFENSOR: (Al público) Señoras y señores: Sin rodeos les diré que si yo no estuviese seguro de la inocencia de mi cliente, no hubiese aceptado el caso. Confío en que, al final de los alegatos, estarán de acuerdo conmigo. No podemos crucificar a un hombre en aras de nuestra tranquilidad moral, o para tener una historia honorable que recitar a nuestros hijos. Es verdad que crecí con un sentimiento de rechazo a la figura de Bunau-Varilla, ahora, tras haber estudiado a fondo la letra menuda que escapa a los cortos de vista, y después de revolver la olla de ese magnífico sancocho que fue nuestra separación de Colombia, y conocer el papel vital que jugó en ella ese señor, mis sentimientos han cambiado radicalmente. Ardo en deseos de dar una respuesta a cada una de las acusaciones que lancen contra mi defendido… Dicho lo cual, estoy listo para dar comienzo al juicio.

ACUSADOR: De acuerdo. ¡Que se abra el telón!

AL ABRIRSE EL TELÓN: La sala del juicio, bien iluminada. A foro, a la derecha,se encuentra de pie el ya conocido UJIER. Tanto el DEFENSOR como el ACUSADOR se dirigen a sus respectivas mesas, donde se sientan a revisar papeles.

UJIER: ¡De pie todos! (Se ponen de pie) Su Señoría, la jueza suprema de los actos de nuestros hombres y mujeres: La Historia Panameña. (Los abogados se paran. Por la derecha entra la HISTORIA. Viste una túnica blanca con ribetes azules. Es una mujer de mediana edad, guapa y severa. Se dirige a su sillón)

HISTORIA: (Toma asiento. Da un golpe de mazo) Pueden sentarse… (se aclara la garganta. Directamente al público) Lo primero que dejaré claro es que la participación de los testigos en este juicio corre estrictamente por mi cuenta, por lo tanto dejaremos a un lado los procedimientos convencionales. Llamaré a los testigos en orden cronológico y los pondré a disposición del Acusador o el Defensor. Exigiré a los que pasen por este estrado una autopresentación. Aunque los abogados aquí presentes y yo tenemos una idea de quiénes son, será bueno saber quién cree ser cada uno y me interesa que lo digan delante de ustedes. Empezaré dando el ejemplo. Les diré quién soy y cómo me veo. (Se pone de pie y ordena:) ¡Más luces! ¡Que me vean bien! (Dos reflectores se encienden sobre ella. Se mueve a ambos lados del escritorio como una modelo. Se detiene. Apoyada en el escritorio con ambas manos, habla con vehemencia) ¡Yo soy la Historia! La Historia Panameña. Cada país tiene la suya, o mejor dicho, las suyas. Debo agregar, para desechar cualquier sueño de infalibilidad –el más ordinario de los defectos humanos–, que dentro de cada país hay varias historias, tan dignas o mojigatas y tan veraces o legendarias, como los que las escribieron. En el presente caso me han convocado a mí, una de las tantas Historias Políticas de Panamá, para presidir un juicio que nuestro país le dio largas por mucho tiempo. Me presento como una tabula rasa. Reconozco que mi cuerpo y mi espíritu no son otra cosa que legajos, pero existo…… Y les diré algo: de este juicio espero salir aún más poderosa. (Se sienta. Con voz pausada)¡Que se presente el acusado!

Críticas del Libro

“El teatro, además de proporcionar un placer estético aclara la vida mediante la comunicación de las ideas, pensamientos y emociones. Esto ocurre con El Veredicto, de Juan David Morgan y Ernesto Endara, que se sirven de la historia para decirnos que el pasado nos pertenece y nos determina. Lo que nos define históricamente es puesto en juicio cada cierto tiempo, ya sea para rescatar de las sombras, tanto hechos como personajes, en aras de una más justa apreciación o para condenarlas con rigor. En El Veredicto, se juzga todas las aristas de las acciones de Bunau-Varilla de cara a nuestra independencia y sobre la cual hemos mantenido sólo una postura durante un siglo. Este Centenario de la República es ocasión propicia para revisar esa parte de la historia, de la mano de El Veredicto, de dos notables autores que nos sorprenden con la realidad y el significado de aquellos días que dieron una patria y la oportunidad de ser nación.”

Eugenio Fernández – Director teatral

“Dos escritores panameños, Juan David Morgan y Ernesto Endara, decidieron escribir una obra de teatro, El Veredicto, en la que se juzga con bases históricas, a Bunau-Varilla y cada quien podrá dar su parecer. Jean Phillippe Bunau-Varilla, ciudadano francés, escuchó por primera vez hablar del Canal de Panamá en un salón de clases de la École Polytechnique, de boca del propio Fernando de Lesseps, cuando el responsable del Canal de Suez se dirigía a los estudiantes de esta institución académica. Aquellas palabras fueron suficiente para que este joven ingeniero quedara encantado con esa empresa en América que le traería fama, fortuna y estigma que duraría hasta el presente.”

Daniel Domínguez – Periodista cultural

“Esta es una historia que debió hurgarse en el tiempo para que las diferentes generaciones hubiesen tenido la capacidad de juzgar como verdaderamente merecían estos atribulados personajes de nuestra historia.”

Aurelio Paredes – Director y actor

¿Dónde comprarlo?

¿Le gustaría comprar este libro?

Haga clic en cada tienda de su preferencia para adquirirlo ¡Ahora!   

1 valoración en El Veredicto

  1. admin

    Excelente Libro

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2023 Juan David Morgan Todos los derechos Reservados|  Política de Privacidad. | Diseño :  SM